Blog > Animal Attacks @es > ¿Qué sucede cuando un perro muerde a un niño?

¿Qué sucede cuando un perro muerde a un niño?

En los Estados Unidos, hay más de 800,000 personas que son víctimas de mordeduras de perros. La mayoría de estos casos son niños quienes fueron mordidos por un perro. De hecho, las mordeduras de perros son la principal causa de visitas infantiles a la sala de emergencias. Los niños más pequeños son más vulnerables a las heridas por mordeduras.

Cuando un perro muerde a un niño, es muy seguro que los padres del pequeño traten de demandar a los dueños o al guardián del perro. Los padres normalmente reportan al perro agresivo a la oficina de control perruna local o a oficiales de policía. Si se presenta una demanda en contra los dueños del perro, un jurado determinará si los dueños son responsables o no. En la mayoría de los casos, los dueños o guardianes del perro deberán pagar por los gastos médicos que la víctima ha incurrido.

En algunos casos, con la evidencia necesaria, el juez puede otorgar compensación por otros daños tales como dolor y sufrimiento o daños punitivos. Similarmente, los dueños pueden también ser penalizados con multas e inclusive, tiempo en prisión.

Los riesgos cuando un perro muerde a un niño: ¿Qué pasa realmente?
¿Qué sucede cuando un perro muerde a un niño? Contáctenos para obtener ayuda.

¿Qué debería hacer si mi niño es mordido por un perro?

Cuando un perro muerde a un niño, los padres de éste deben tratar las heridas del pequeño lo más pronto posible. Dependiendo de la severidad de las lesiones, los padres deberían llevar al niño al hospital. Algunas mordeduras de perros pueden no parecer demasiado serias, pero no es posible saber la magnitud completa del daño. En algunos casos, mordeduras pequeñas pueden causar daños al músculo, tejido blando y nervios. Adicionalmente, la víctima de la mordida puede necesitar una inyección contra la rabia.

Las mordeduras caninas en niños no solamente resultan en costosos gastos médicos, sino que también la experiencia puede ser tan impactante para un niño que éste puede terminar traumatizado. Los padres deberían también tratar de encontrar al dueño o guardián del perro para asegurarse que ellos provean su información de contacto y póliza de seguro si tienen una.

Tenga en cuenta que no en todos los casos los dueños pueden llevar responsabilidad por las lesiones que el niño haya sufrido. Hay algunas circunstancias que serán evaluadas para decidir si los dueños son responsables o no. Si usted cree que los dueños deberían tener responsabilidad por las acciones de su perro, contacte a un abogado de mordeduras caninas para conseguir consejo legal.

¿Qué puedo hacer para prevenir que mi niño sea mordido por un perro?

La mejor forma de prevenir que los niños sean mordidos por un perro es mantener vigilancia en ellos. La mayoría de los incidentes de mordeduras caninas suceden en la propiedad del dueño. Eso significa que los padres no están tomando las precauciones necesarias para mantener a sus hijos fuera del peligro.

A los niños se les necesita enseñar los lugares donde les está permitido jugar. En algunos casos, los encuentros caninos no son evitables. Los padres necesitan enseñar a los niños que es lo correcto que hay que hacer cuando ellos se encuentren con un perro que está mostrando comportamiento agresivo hacia ellos. Los niños no deberían intentar acariciar a un perro desconocido sin la supervisión de un adulto, para un niño puede ser difícil de notar la diferencia entre un perro amigable y un perro agresivo. Los niños necesitan permanecer en calma y no tratar de gritar o correr, lo cual puede causar que el perro ataque inmediatamente.

Por otra parte, los dueños de perros deben también asegurar que sus perros no puedan dejar su propiedad, especialmente si el perro tiene comportamiento agresivo y esta entrenado a atacar a los intrusos.

Entendiendo las consecuencias: ¿Qué ocurre si un perro ataca a un niño?
Abogado de mordedura de perro | Greenberg & Stein | Contáctenos para recibir ayuda

¿Cuál es el impacto de una agresión canina hacia un niño?

Un ataque de perro puede tener consecuencias físicas y mentales a largo plazo. La mayoría de los incidentes de mordeduras caninas ocurren en niños entre los 4 y 9 años. Debido a su altura, los perros prefieren atacar a un niño más pequeño en el cuello y/o su cara; sin embargo, cuando los niños crecen, las mordeduras son más comúnmente dirigidas a sus extremidades.

Usted puede fácilmente imaginar que tan peligrosa puede ser una mordedura de perro en la cara o cuello. Algunos niños pueden terminar con cicatrices permanentes en sus rostros que pueden causar varios problemas en su vida adulta. Emocionalmente hablando, muchos niños que han experimentado mordeduras caninas sufren trastorno por estrés postraumático (PTSD). Algunos síntomas que el estrés postraumático causa son ansiedad, insomnio, pesadillas, dificultad para concentrarse, irritabilidad, y comportamiento anormal.

Puede ser difícil para los adultos entender que tan traumático puede ser un evento como este. Los terapistas aconsejan a los padres a imaginarse a ellos mismos ser atacados por un oso en medio del bosque. Para un niño, un perro adulto luce justo como un oso agresivo. Cualquier adulto tendría problemas en regresar al bosque después de un ataque de oso, lo mismo sucede con los niños. Los niños pueden crecer y aun así sentirse extremadamente nerviosos o asustados alrededor de los perros, aún si éstos son pequeños y amigables. Llevar a su hijo a un terapeuta luego de una lesión de mordedura canina es muy importante para ayudar al niño a superar cualquier trauma emocional.

¿Quién es responsable por un ataque de perro?

Dependiendo de las circunstancias del accidente, el dueño puede o no ser hallado responsable por heridas físicas sufridas por su víctima. En algunos casos, la “regla de una sola mordida” se aplica, mientras otros estados usan la “estricta responsabilidad”. La estricta responsabilidad significa que los dueños de perros son siempre responsables por los daños causados por su perro. La regla de una sola mordida, por otra parte, significa que el dueño puede no ser responsable si el perro nunca ha mordido a otra persona antes. Nueva York es un estado mixto, lo que significa que ambos acercamientos son usados cuando se determina responsabilidad.

Cuando los dueños son responsables

  • Si el perro nunca ha mordido a nadie en el pasado, pero el dueño fue negligente o sus acciones fueron descuidadas y causaron que alguien resultara lesionado por su perro.
  • Si el perro ha sido considerado como peligroso en el pasado y muerde a alguien de nuevo.

Cuando los dueños no son responsables

  • Si el perro nunca ha mordido a alguien antes y no hay evidencia de que el dueño fue negligente.
  • Si la persona lesionada estaba irrumpiendo.
  • Si el perro fue provocado o asaltado.
  • Si el perro estaba tratando de protegerse a el mismo o a sus cachorros.
De mordeduras a medidas de prevención: Impacto de un perro mordiendo a un niño
Abogado de mordedura de perro | Greenberg & Stein | Contáctenos para recibir ayuda

Mi perro mordió a un niño. ¿Ahora qué?

Si su perro ha mordido a un niño recientemente, asegúrese de notificar a su compañía de seguros si usted tiene seguro de propietario de vivienda o seguro de arrendamiento. Independientemente si usted tiene póliza de seguro o no, usted debería contactar a un abogado de mordedura canina lo antes posible. Ellos le ayudarán a entender sus opciones legales.

¿Hay penalidades criminales?

Si, hay penalidades criminales para dueños de perros que son hallados culpables. Dependiendo de la severidad de las heridas sufridas por la víctima, las penalidades pueden ser más severas. Normalmente, el dueño del perro tendrá que pagar por los gastos médicos que la víctima incurrió. Adicionalmente, pueden enfrentar multas hasta de $1,500 y hasta 90 días en prisión. Finalmente, el juez puede ordenar la eutanasia.

Las mordeduras caninas pueden convertirse en serios problemas legales. si usted se ha involucrado recientemente en un incidente de mordedura canina, contacte un abogado que se especialice en casos como este. En Greenberg & Stein P.C., nuestros abogados han trabajado con víctimas de mordeduras de perros y han ayudado a recuperar compensación por sus lesiones. Si usted desea agendar una consultoría gratis con uno de nuestros abogados de lesiones personales, llámenos al 212-716-4324.

Articulos Relacionados: