Blog > Playground Injury > Qué hago si mi hijo se lastima en la escuela?

Qué hago si mi hijo se lastima en la escuela?

Cuando usted envía a su hijo o hija a la escuela en la ciudad de Nueva York, tiene la expectativa de que estarán bien cuidados y regresarán a casa sanos y salvos al final del día. Desafortunadamente, muchos niños se lesionan en la escuela todos los días, son hasta cuatro millones de niños y adolescentes en todo el país que sufren lesiones mientras están en la escuela.

Aunque la escuela no puede asegurar que nada le ocurra a su hijo, hay lesiones que ocurren en la escuela debido a la negligencia de la administración de la escuela o incluso del maestro a cargo del estudiante. Estos son los tipos de lesiones que podrían haberse evitado completamente con el cuidado y la supervisión adecuada.

Estos tipos de lesiones de responsabilidad escolar pueden incluir una amplia gama de situaciones, que incluyen:

– Lesiones en el autobús escolar

– Lesiones en el patio de la escuela

– Moho u otras toxinas ambientales en los edificios

– Supervisión inadecuada del maestro a los estudiantes

– Abuso sexual

– Lesiones de educación física o gimnasio

– Negligencia del distrito escolar

– Y más

Por lo general, la mayoría de las demandas se presentan contra el sistema escolar donde su hijo es estudiante, incluyendo la ciudad de Nueva York, lo que significa que existe un estricto estatuto de limitaciones y que el tiempo es esencial cuando se buscan compensaciones por las lesiones de su hijo en la escuela. En el caso de las escuelas públicas, usted debe presentar una demanda ante una agencia administrativa del gobierno dentro de los 90 días de las lesiones de su hijo o el reclamo puede ser descartado por completo.

Si su hijo o hija fue lesionado en una escuela privada de la ciudad de Nueva York, usted debe proceder mediante la presentación de una demanda civil, tal como lo haría con una lesión en cualquier otra propiedad o negocio privado.

El hecho es que las escuelas tienen la responsabilidad de mantener un entorno seguro, al igual que cualquier otro propietario. Esto significa que tienen la obligación de garantizar no solo que el edificio tenga un buen mantenimiento, sino que las áreas externas, como el patio de juegos, también se mantengan en buen estado y sean seguras para que los niños las usen.

Si su hijo se resbaló y cayó debido a techos con goteras que causaron que los pisos estén mojados y resbaladizos o si se lastimaron en el patio de recreo debido a un equipo roto o en mal estado, la escuela puede ser considerada responsable por esas lesiones.

Si su hijo es lastimado debido a maltrato, peleas o intimidación, la escuela puede ser responsable si el personal no intervino, porque estas tienen la obligación de contratar personal suficiente para supervisar a los estudiantes y prevenir este tipo de lesiones. La escuela debe cuidar a su hijo «in loco parentis» o en lugar de uno de los padres. En algunos casos, cuando los actos de intimidación o intencionales causan lesiones a un niño, los padres del niño que causó esas lesiones también pueden ser considerados responsables.

Del mismo modo, los distritos escolares también son responsables de garantizar que el personal y los maestros sean examinados adecuadamente antes de contratarlos para garantizar que los adultos peligrosos no interactúen ni se encarguen de los niños.

Las lesiones escolares pueden ocurrir de diferentes maneras y por una variedad de razones diferentes, pero lo más importante es hablar lo antes posible con un abogado de lesiones escolares en la ciudad de Nueva York. Nuestro equipo de abogados con experiencia en Greenberg & Stein puede ayudarlo si su hijo ha sido lesionado en una escuela de la ciudad de Nueva York, ya sea privada o pública, por cualquiera de los motivos mencionados anteriormente.

Si bien cada caso de accidente escolar es único, puede estar seguro de que nuestro equipo especializado explorará todas las opciones legales disponibles para garantizar que su familia reciba una compensación justa por las lesiones de su hijo.

Ofrecemos una consulta gratuita y una línea telefónica las 24 horas, por lo que no dude en llamarnos después de una lesión o accidente de su hijo en la escuela. Llámenos hoy al 888-411-3966 para programar su consulta legal gratuita.